sábado, 31 de diciembre de 2011

Una limosna para este pobre viejo

Una limosna para este pobre viejo


Cortesía Ricardo Cañas - XEU
De las fiestas decembrinas mexicanas, una de las tradiciones   que se distinguen por ser mas alegres y bullangueras es la de “El Viejo”, que por cierto, a diferencia de las demás, nace en nuestra tetra heroica   ciudad en la época del Veracruz amurallado y como un reclamo ante la injusta repartición de un incentivo de fin de año entre los trabajadores el antiguo muelle.
LA PUERTA DEL MUELLE
En la antigua ciudad amurallada de Veracruz del siglo XIX   existían puertas para sus accesos, tres puertas de tierra y una puerta del lado del mar,   estas puertas tenían horarios específicos   de apertura. La Puerta de Mar mejor conocida Puerta del Muelle era un hermoso arco en el que se observaba todo el tiempo gran actividad; por esa puerta reconstruida en 1844   ya que había sido dañada por el bombardeo francés de la Guerra de los Pasteles en 1838, entraban   todos los viajeros que llegaban a México por el océano Atlántico, en el muelle que le antecedía se observaban personas de todas las nacionalidades, se escuchaban todos los idiomas, se veía pasar grandes cantidades de mercaderías que llegaban o se iban a distintas partes del mundo. A los costados de la puerta   estaban los edificios de la Aduana y la Comisaría con personal calificado, y en lo que hoy es la Plaza de la República estaba la antigua Plaza del Muelle   ahí, al aire libre se colocaban todas las mercancías sin que nadie robara nada…(igualito que hoy).
LOS TRABAJADORES DEL ANTIGUO MUELLE
Todo este arduo trabajo de cargar y descargar las mercancías de los barcos al muelle lo trasladaban los “falueros”   que mediante sus falúas –lanchas- trasladaban las mercancías y pasajeros de los barcos al muelle y viceversa pues los barcos no podían amarrarse al muelle por la poca profundidad. Ya estando las mercancías y maletas en el muelle eran trasladadas por tierra por los cargadores y carretilleros que eran muy unidos entre sí, ya que cuando intentaron meter un servicio de ferro-carril urbano al muelle entre todos se opusieron y no lo permitieron ya que eso los remplazaría.
EL GRITO DE PROTESTA ANTE LA INJUSTICIA
Un 24 de diciembre de 1875 los asoleados y sudorosos trabajadores del muelle  veían con cierto enojo como los directivos y personal de la Aduana por ser fin de año se repartían entre ellos algunos productos que llegaban en los barcos, u obtenían un dinero extra de los negocios porteños que recibían los productos de importación; cosa que los jornaleros no recibían. Fue entonces cuando el líder de una cuadrilla de cargadores, M. A. Bovril junto con un grupo de jornaleros comenzaron a manifestarse por este injusto suceso,   tomaron objetos metálicos como tapas, latas, cencerros y comenzaron a hacer un tremendo escándalo que inicio ahí en la Puerta del Muelle y fue llevado a los barrios donde vivían algunas de   las personas que se beneficiaban, llegando hasta el patio de “El Panamericano”, es entonces  cuando Bovril es apresado por la policía y encerrado en la Cárcel Municipal que se encontraba en los bajos del Palacio Municipal, sus compañeros se reunieron y lo acompañaron lográndolo sacar pagando la multa que sumaba la grandiosa cantidad de $ 12 pesos de aquélla época.
LE PROTESTA SE REPITE…PERO CON BUENOS RESULTADOS
Al año siguiente -1876- justamente en los últimos días del año Bovril volvió a organizar una cuadrilla de jornaleros para hacer escandalo por la ciudad, estas  cuadrillas de trabajadores del muelle estaban conformadas por cubanos, porteños, chinos, veracruzanos sotaventinos residentes en la ciudad, que   con mucho sabor   fueron poco apoco poniéndole ritmo a este grito de protesta, llevaron este desorden a los domicilios de los patrones y empresarios beneficiados con el trabajo aduanero, que para quitárselos de encima les daban algún dinero, botellas de vino o cualquier otro producto. Al paso de los jornaleros por las calles de la ciudad los vecinos salían a las puertas y les daban cualquier cosa como “aguinaldo”, así se fueron sumando cada vez mas jornaleros tanto del muelle como de otros negocios y gente de los diversos barrios como el popular barrio de “la Huaca”
NACE LA TRADICIÓN DE “EL VIEJO”
Mediante esta simpática protesta, que fue   sirviendo de presión, los empresarios, comerciantes y directivos de la aduana tenían cada fin de año que darle a sus jornaleros y trabajadores algún incentivo, llamado aguinaldo. Muchos empresarios se resistían a realizarlo, pero las personas se organizaban y se sumaban numerosos grupos a llevar el “escandalo” hasta que finalmente cedían;    año con año desde 1875 se llevaba a cabo esta protesta por las calles de la ciudad de Veracruz hasta que por la influencia caribeña que   tenemos los veracruzanos que nos encanta la bullanga y la fiesta, la protesta se transformó,   se comenzó a realizarse en forma pacífica, se fueron acoplando algunos versos y se musicalizó.
En las antiguas crónicas de los veracruzanos de “La Vieja Guardia” se habla que   el motivo por el cual se comenzó a usar la figura de un “Viejo” para esta tradición fue de que tomaron por ejemplo la imagen de un calendario importado que circuló en nuestra ciudad y en la que se veía a un anciano que representaba el “Año Viejo”, así mismo que se limito esta bullanga   solo al día 31 de diciembre, es decir al último día del año, los que sacaban esta protesta comenzaron a disfrazar a una persona como un   “Viejito” que con bastón y joroba bailaba al ritmo que le   tocaban mientras le cantaban:
“Una limosna para este pobre viejo….”
“Una limosna para este pobre viejo…”
“Que ha dejado hijos… que ha dejado hijos…
“Para el año nuevo…Para el año nuevo…”
“Este viejito ya quiere su veinte… este viejito ya quiere su veinte...”
“Porque a media noche… porque a media noche…”
“Se toma su aguardiente… se toma su aguardiente…”
“Ya se va el viejo muriéndose de risa… ya se va el viejo muriéndose de risa…”
“Porque a media noche… por que a media noche”
“Lo vuelven ceniza… lo vuelven ceniza”
EL VIEJO ACTUAL
 En la década de los 80´s del siglo XX era muy común   que el día 31 de diciembre por la mañana se veían desfilar decenas de “Viejos” por toda la ciudad; por las calles del centro uno de los mejores “Viejos” lo sacaban los portuarios, los estibadores, carretilleros, etc.   quienes alquilaban    conjuntos musicales   que a ritmo de son montuno hacían bailar a veracruzanos y turistas por el área de los portales, café de la Parroquia, malecón, parque Zamora, etc.
Hoy en día da gusto ver que esta tradición esta viva chamacos de todas las colonias, personas adultas y demás desfilan por todas las calles de la ciudad desde la mañana del último día del año, llevando el tradicional “Viejo” y a veces   acompañado de una “Vieja” e inclusive algún valiente por ahí se viste de tan solo con un pañalón, un babero y una mamila colgando del cuello simulando al “Año Nuevo” que le hace perfecta pareja al momento del baile. Llegando la tarde, se toma algún pantalón, camisa y zapatos usados y desgastados, se rellenan con periódico, aserrín o cualquier cosa que se pueda quemar y se arma un monigote al que se le pinta la cara, se le pone su sombrero y   su clásico puro, se le sienta en una silla recargado en la fachada de alguna casa, regularmente de la que organizó    “El Viejo” llegando la noche se le cuelga   a media calle y al dar las doce campanadas se le prende   fuego en medio de un gran jolgorio despidiendo así al año que termina.
Han transcurrido ya 136 años del inicio de estas celebraciones que comenzaron como una protesta, quizá Bovril –hoy olvidado- jamás se imagino que arraigaría en casi todo México una bonita tradición que usamos para despedir al año viejo… le invito a Ud. A conservar estas tradiciones cuando vea pasar por la banqueta de su casa, o por   donde circule por favor regale: “Una limosna para ese pobre viejo…..”
Queridos amigos: la XEU y el “Viejito Cañandonga” les deseamos de todo corazón que tengan un año 2012 lleno de felicidad, salud, trabajo armonía y amor, en donde la prosperidad y la bendición de Dios inunden sus hogares, es momento de hacer un alto, reflexionar con profundidad , perdonar y pedir perdón… ¡FELIZ AÑO NUEVO!
 
 Un "Viejo" en 1936 foto de Joaquín Santamaría.

Los jornaleros del muelle en el siglo XIX a los que pertenecia Bovril.

La antigua "Puerta del Muelle" donde inició la protesta.

El "Viejo" actual por las calles de Veracruz.

Quemando el "Viejo" a la media noche.

Veracruz, El Estado Que Lo Tiene Todo … Mi Estado Ideal

Vive La Aventura

www.riopescados.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario